Humidificadores para control de niveles de humedad en imprentas y producción de papel

El papel es un material higroscópico, es decir, atrae el agua contenida en el ambiente en forma de líquido o vapor, y es altamente susceptible a las fluctuaciones en los niveles de humedad. Por sus propiedades, se trata de un material que tanto en entornos demasiado húmedos como en ambientes excesivamente secos, puede sufrir daños, entre los principales se encuentran las roturas, deformación, debilitación y alteraciones en su color. Es precisamente por esta razón que en las  industrias dedicadas a la imprenta y a la producción de papel se emplean equipos humidificadores, aparatos diseñados especialmente para crear las condiciones de humedad adecuadas en un espacio cerrado, principalmente en aquellos donde la cantidad de vapor de agua contenida en el aire se encuentra por debajo del rango recomendado.

Para que conozcan más acerca de la importancia del control de este factor en entornos donde se maneja papel, en esta ocasión hablaremos sobre el tema y presentaremos las principales ventajas del uso de equipos de control de humedad.

En términos generales, los humidificadores y los deshumidificadores permiten controlar el nivel de humedad relativa en el ambiente, específicamente en entornos donde se trabaja con papel, como es el caso de las fábricas de producción e imprentas, donde se crean las condiciones adecuadas para garantizar la conservación del producto y materia prima en buen estado para su manipulación adecuada. Con esto conviene definir lo que es la humedad relativa. Este concepto se emplea para referirse a la cantidad de vapor de agua contenido en el aire, comparado con la cantidad total de vapor de agua que el aire puede mantener a una temperatura específica. Al tratarse del resultado de esta relación, es un valor que se expresa como porcentaje, y en todo caso para determinar el rango adecuado que resulte saludable o seguro se debe tomar como parámetro la temperatura.

Para medir la humedad relativa se emplea un aparato llamado higrómetro, y en caso de que los valores obtenidos se encuentren fuera de los rangos recomendados, se puede emplear un humidificador en caso de que la cantidad de vapor de agua en el aire se encuentre por debajo del rango, o bien, un deshumidificador para incrementar la humedad en el ambiente. Estos aparatos son bastante utilizados en todo tipo de industrias, espacios en los que resulta crucial crear las condiciones ambientales adecuadas para garantizar el desarrollo correcto de los procesos de producción, procesamiento y almacenamiento.

Hablando del caso específico de las industrias que trabajan con un material higroscópico como el papel, el control de humedad se vuelve clave y cobra especial importancia cuando el papel ha sido procesado y finalizado el proceso de secado. La importancia del control de la humedad relativa del ambiente radica en las alteraciones que puede sufrir el papel, pues al perder estabilidad se encoge, se curva y su manipulación se vuelve más complicada. La recomendación general es que en entornos de producción y procesamiento de papel, la humedad relativa no se encuentra por debajo del 50% y de preferencia se mantenga en 55%, siendo esto lo óptimo para conservar al papel en perfectas condiciones de estabilidad y flexibilidad, condiciones que facilitan las tareas de manipulación para su embalaje y distribución. Después de que en la industria el papel ha sido secado y se enrolle, listo para su almacenaje o distribución, es también necesario que se controle la humedad a la que se encuentra expuesto, ello para evitar deformaciones en el papel que resultan sobre todo visibles al momento de hacer el corte de hojas, y para evitar la generación de electricidad estática, que es un factor de riesgo para el personal encargado del embalaje del papel por choque eléctrico.

Por otra parte, en las áreas de prensas de impresión y en los depósitos de papel de las imprentas, controlar el nivel de humedad permite mantener el material en un estado adecuado para su impresión y manipulación. Como ya hemos mencionado, tanto una humedad excesiva como poca humedad, ocasionan problemas y entre los que se presentan en un ambiente muy seco se encuentran los bordes curvados en los rollos de papel, que ocasionan atasques en las bobinas de las máquinas, así como que se adhiera y sea difícil apilarlo, lo que da como resultado que el material se rompa y que el flujo de trabajo se vea interrumpido. Es necesario tener en cuenta que las variaciones de humedad también afectan a los materiales higroscópicos, y el papel presenta cambios en su tamaño. Estos cambios producen problemas en los procesos de impresión que utilizan dos o más colores, pues llegan a ocasionar errores de alineación de la impresión.

En el almacenaje de productos de papel, como libros y documentos, también es de suma importancia controlar las condiciones ambientales de la bodega o nave destinada a tal uso. Un adecuado nivel de humedad puede evitar el desarrollo de hongos y otros microorganismos que destruyen el papel, evitar alteraciones en el color de las hojas y deformaciones en el papel que afecten su presentación e influyan de manera negativa en sus posibilidades de comercializarse, o simplemente que reduzcan su tiempo de vida útil.

Como pueden ver, son muchos los problemas que se pueden presentar en la industria de producción y procesamiento de papel y en las imprentas cuando no se tiene un control sobre los niveles de humedad. Para evitarlos se recomienda instalar equipos humidificadores, en caso de que el entorno se caracterice por ser particularmente seco; o deshumidificadores, cuando la tendencia es que el aire contenga más vapor de agua del adecuado. El uso de estos aparatos, además de otras medidas que describiremos en futuras publicaciones en este blog, como contar con suficientes fuentes de ventilación y regular la temperatura, permite la conservación del material en condiciones óptimas y facilitar las tareas de manipulación de papel y embalaje. La instalación y los requerimientos de mantenimiento de equipos para el control de humedad son relativamente sencillos y pueden configurarse fácilmente de acuerdo con las necesidades encontradas en el entorno en que se utilicen.

Recuerden que en H2OTEK contamos con equipos humidificadores y deshumidificadores de la más alta calidad, adecuados para uso industrial. Les invitamos a ponerte en contacto con nosotros para solicitar información detallada acerca de nuestros productos y servicios, en H2OTEK con gusto los atenderemos.