Falta de humedad en la piel

La falta de humedad en la piel es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo y es causante de diferentes molestias, desde aspereza, descamación y picazón, hasta enrojecimiento, inflamación y aparición de dolorosas grietas. Los síntomas de la piel seca son variados, así como las causas que la pueden originar, pero en cualquier caso se recomienda el uso de humidificadores que le aporten la humedad perdida, como cremas, lociones o tratamientos cutáneos especiales para tratar el problema.

Existen diferentes grados de sequedad en la piel. Los primeros síntomas que se presentan cuando la piel está comenzando a perder humedad es tirantez y aspereza al tacto, en caso de que no se traten estos síntomas la piel continua perdiendo humedad hasta presentar mucha tirantez, lucir cuarteada, escamosa y generar una sensación de picor. Con el avance de la pérdida de humedad, la piel llega a presentar una tirantez y aspereza extremas, una picazón intensa y aparecen grietas dolorosas. Tanto la piel del rostro como la del resto del cuerpo puede desarrollar este problema, pero particularmente zonas como codos, rodillas, pies y manos son propensas a presentar una sequedad extrema con piel áspera y agrietada, por lo que se les tiene que poner mayor atención y se recomienda aplicarles productos hidratantes. Asimismo, en la cara, las mejillas, el contorno de ojos y los labios son las áreas que se secan más fácilmente y ello puede originar envejecimiento prematuro, por lo que se recomienda atender el problema de inmediato y proteger la piel sobretodo en la temporada de invierno.

La pérdida de humedad en la piel que deriva en su sequedad comienza cuando la capa superficial de lípidos que se encuentra de manera natural en la piel se pierde, por lo que ya no cuenta con una barrera que impida la evaporación del agua. Una vez que se ha roto la barrera lipídica, la humedad puede evaporarse fácilmente y se presenta un déficit en las sustancias captadoras y fijadoras de humedad, las que cumplen el papel de hidratantes naturales, por lo que la piel no puede retener el agua y comienza a secarse. En caso de que no se trate el problema, el proceso se repite llegando a las capas más profundas de la piel y causando deterioros por la reducción del flujo de humedad, lo que da como resultado una piel en extremo seca.

Como hemos mencionado, las causas que originan la piel seca son diversas y se pueden catalogar en externas e internas. En este punto cabe mencionar que la piel seca no siempre es resultado de la acción exclusiva de un agente interno o externo, sino que pueden haber causas combinadas, por lo que para aplicar el tratamiento y medidas preventivas adecuados se tienen que conocer los factores que influyen sobre la piel seca y para ello se puede recurrir a un dermatólogo.

Los factores externos que desencadenan la pérdida de humedad por el deterioro a la barrera lipídica pueden ser ambientales, como las condiciones climáticas agresivas, el aire frío, caliente o muy seco, los cambios de estación, la exposición a la luz ultravioleta, o bien, estar relacionados con hábitos de cuidado cutáneo, como tomar duchas con agua muy caliente o lavar continua o de manera prolongada la piel, utilizar jabones agresivos o productos inapropiados según el tipo de piel que se presenta. Algunos tratamientos médicos también pueden ocasionar la pérdida de humedad en la piel como efecto secundario, como puede ser la radioterapia, la quimioterapia, la diálisis y los medicamentos para controlar la presión arterial.

Los factores internos que se identifican como causantes de la piel seca pueden ser genéticos, pues en gran medida los niveles de humedad en la piel están definidos por tendencias genéticas a presentar un tipo de piel en específico, ya sea seca, sensible o grasa. El tono de la piel también puede hacer a las personas más propensas a presentar piel seca, al igual que enfermedades como diabetes, dermatitis, psoriasis e ictiosis, que se basan en la predisposición genética que presente la persona. Los cambios hormonales son desencadenantes de alteraciones en la piel y principalmente las mujeres durante el embarazo y la menopausia pueden presentar piel seca. La edad y la dieta son otros factores internos que influyen en el estado de la piel. Por un lado, en medida en que la piel envejece su capacidad de producción lípidos se ve reducida y por tanto, la piel pierde humedad de manera natural. Mientras tanto, las dietas que presentan carencia de nutrientes pueden contribuir a que la piel se seque, sobretodo cuando no se consume suficiente vitamina C y E y ácidos grasos insaturados.

Además de los anteriores hay otros factores que pueden contribuir a la pérdida de humedad en la piel, como la exposición al sol, la deshidratación, el tabaquismo y algunos riesgos relacionados con el ámbito de trabajo por el contacto con sustancias que alteran la composición de la piel, como productos químicos, detergentes y agua a temperaturas extremas. Es importante que si se presentan síntomas de sequedad se consideren todos los agentes que pueden estar ocasionando el problema, pues sólo de esta manera se puede encontrar el tratamiento que mejor convenga y resulte efectivo para que la piel recupere su hidratación.

El uso de diferentes productos humidificadores y técnicas que permitan hidratar la piel es básico para el tratamiento de las pieles secas, sin embargo, para obtener los mejores resultados es indispensable evitar los factores que contribuyen a la pérdida de humedad, así como modificar algunos hábitos, como balancear la dieta o reducir el consumo de tabaco. Reducir el uso de agua caliente, usar guantes para hacer las tareas de limpieza, evitar la exposición al aire seco, utilizar productos de cuidado de la piel libres de alcohol, perfumes y colorantes y beber suficiente agua son algunas de las medidas que pueden evitar que la piel pierda su humedad.

Como hemos mencionado, la exposición al aire seco es una de la causas de la pérdida de humedad y es bien sabido que en algunas temporadas del año el nivel de humedad en el ambiente desciende mucho, por lo que usar un aparato que restablezca un nivel de humedad adecuado para la salud puede ser una excelente opción. En H2OTEK contamos con equipos humidificadores de la más alta calidad para humectar el aire en espacios interiores y con ello, eliminar uno de los agentes que pueden ocasionar alteraciones en la piel causantes de múltiples molestias. Visita nuestro catálogo en línea para conocer los equipos que ponemos a tu alcance o contáctanos, con gusto te atenderemos.

download The Shack movie