Enfermedades de la piel ocasionadas por climas muy secos

La dermatitis atópica, xerosis y psoriasis son afecciones de la piel que pueden ocasionar mucho malestar. La psoriasis es una enfermedad cutánea que produce un enrojecimiento e irritación; la piel escamosa es una consecuencia común de dicho padecimiento. Los principales síntomas son: piel gruesa y levantada (como capas), piel color rosácea (parecido al salmón), piel extremadamente seca y pruriginosa; también se pueden presentar dolor en las articulaciones, presencia de uñas secas, entre otros síntomas.

Sus causas son varias, desde lesiones como quemaduras, cortadas o picaduras de insectos, alergias a medicamentos, alcohol, estrés, influencia genética, sobreexposición a la luz del sol, o incluso la ausencia de éste. La causa más importante es que al estar expuesto un prolongado tiempo al aire seco, ya sea natural o artificial, la piel se pondrá seca y desencadenará la psoriasis, incluso se podría transformar en una artritis psoriásica (afección inflamatoria en articulaciones).

psoriasis sequedad 1La barrera superficial de la piel es muy importante, al disminuirse la humedad no se retendrá en la superficie, lo que provocará una acelerada deshidratación cutánea, esencialmente debido a la falta de factores naturales de hidratación. Es trascendental mantener una piel húmeda o humectada, se recomienda tener un ambiente fresco y con la adecuada humedad, para ese efecto se podrían usar humidificadores para el hogar u oficina, que sin duda mantienen un área en condiciones de saturación ideal para el cuerpo humano.

Las condiciones de sequedad provocan un deterioro muy profundo en los canales y capas más profundos de la epidermis. Obviamente el clima natural es un factor de relevancia para la evolución de la psoriasis, el calor extremo del verano o el clima gélido del invierno inciden directamente. Es necesario controlar el aire seco, tanto en caliente como en frío de la ventilación artificial, siempre es mejor mantener un clima equilibrado.

Recomendaciones para mantener una piel saludable a través de la humidificación y evitar la psoriasis

En la comodidad del hogar se pueden ejecutar cuidados. Hay que mantener una piel fresca y limpia, esto se puede hacer mediante duchas diarias, con frotamientos suaves, se recomienda usar jabones neutros, que no sean irritables para la piel. En caso de que se tengan escamas de la psoriasis, una solución casera es tomar baños de harina de avena, ya que este tratamiento auxilia en la relajación y el aflojamiento de escamas, si se cuenta con bañera, entonces echar una taza de la harina en el agua caliente puede bastar.

Las técnicas de relajación anti estrés pueden resultar favorables, se puede recurrir a la meditación y otros métodos. Se ha comprobado que la luz solar ayuda a desvanecer la infección, solamente no hay que sobreexponerse. Las bebidas alcohólicas suelen ser potenciadores de la psoriasis, en ese sentido va a ser imperativo el reducirlas, sobre todo cuando se está bajo tratamiento médico.

Si en invierno o en verano el clima es extremo en la zona de residencia, no es aconsejable utilizar la calefacción de manera intensa, ésta contribuye a la resequedad e intensificará el agrietamiento en la piel; lo mejor es instalar humidificadores en áreas estratégicas del hogar u oficina.

La psoriasis en una afección a tomarse con seriedad, además de ser muy incómoda. Cuando aparezcan los primeros síntomas, lo mejor es acudir a un especialista en los cuidados de la piel, dependiendo de la situación, probablemente se tenga la necesidad de usar fármacos, cremas e incluso hasta la fototerapia (tratamiento por medio de luz ultravioleta).