Algunas razones de peso para usar humidificadores en el hogar

La humedad es un elemento que está presente en muchos entornos y lugares, pues se deriva de las condiciones naturales del medio ambiente, razón por la que la mayoría de personas está acostumbrada a estar rodeada de humedad, muchas veces sin saber que esto es un factor medioambiental que puede afectar de forma seria su salud.

   Por lo tanto es importante que un lugar tenga un nivel o porcentaje ideal de humedad en el aire, pues de lo contrario, si se cuenta con nivel excesivo de humedad, es posible tener inconveniente con muebles, aparatos y estructuras del hogar, pero, sobre todo, problemas de salud, principalmente respiratorios.

   Pero algo de lo que todavía menos personas saben y son conscientes es que un bajo nivel de humedad en el aire, es decir, excesiva sequedad, puede llegar a ser incluso más dañina para muchos objetos e incluso bastante más peligrosa para la salud que la humedad excesiva.

   Y es por ello que los humidificadores pueden convertirse en un elemento imprescindible en muchos hogares, pues gracias a su función de humedecer el aire de un estancia para mantener un nivel adecuado e idóneo de humedad en el espacio, estos equipos pueden ser considerados como aliados de la familia para prevenir y combatir enfermedades y para evitar problemas en la estructura y cuidado del hogar.

   Principalmente en los meses fríos del año es cuando el problema de sequedad en el aire se agrava, pues el calor generado por el sistema de calefacción y las bajas temperaturas tienden a secar el aire, por lo general a niveles poco recomendables para la salud de los habitantes del lugar, lo que puede tener como consecuencia problemas diversos de salud como piel seca, irritación en los ojos y la contracción de padecimientos e inconvenientes respiratorios.

   Cuando una persona permanece por tiempo limitado en un entorno con extrema sequedad, no suelen aparecer problemas, sin embargo, la sobre exposición a un entorno con aire seco puede tener consecuencias serias para la salud de la persona.

   Un ejemplo claro de esto es la sequedad, irritación e inflamación de las mucosas del aparato respiratorio, un efecto molesto y desagradable, pero que puede tener peores consecuencias, como la contracción de enfermedades respiratorias, pues estas mucosas tienen la función de fungir como barreras naturales de protección del cuerpo, por lo que su daño implica invariablemente vulnerabilidad ante elementos patógenos.

   En el mejor de los casos, la irritación y sequedad de la mucosa puede reflejarse en un resfriado, catarros o leve gripe, sin embargo, hay virus sumamente resistentes y cuyo entorno de sequedad los fortalece aun más, lo que pone en riesgo a la persona que se encuentra en un ambiente seco, pues la infección puede ser muy probable, pero sobre todo muy fuerte y seria.

   Incluso ya hay muchos estudios médicos que confirman que un bajo nivel de humedad en una casa o estancia favorecen la aparición de padecimientos respiratorios y son el ambiente ideal para la proliferación de muchos virus, sobre todo el de la gripe en sus diferentes cepas, razón por la que es altamente recomendable el uso de humidificadores en el hogar.

   Pero el sistema respiratorio no es el único que puede verse afectado por la sequedad del aire, pues los ojos y la piel también pueden sufrir bastante a causa de esta condición del entorno. Esto se debe a que, al igual que sucede con las mucosas nasales, los fluidos oculares, especialmente las lágrimas, se evaporan a causa de la baja humedad, lo que tiene como consecuencia sequedad en los ojos y su subsecuente irritación y picor.

   En el caso de la piel, la falta de humedad en el aire tiende a ser una causa común de piel seca, aparición de irritación, agrietamiento y erupciones en la piel, sin que por ello exista una enfermedad o padecimiento específico. Si a un bajo porcentaje de humedad en el aire se agrega además baja temperatura, la aparición de estos problemas en la piel es más probable, inconvenientes que no solo son molestos, sino pueden abrir la puerta a la contracción de enfermedades.

   Lo anterior es una razón más para considerar de manera seria el uso de humidificadores en el hogar, sobre todo en meses y épocas del año donde las temperaturas suelen ser bajas y que esta combinación de sequedad del aire con frío se puede convertir en un peligro para la salud de sus habitantes.

   Por lo tanto, si se está en pleno invierno o temporada de frío y se siente una gran sequedad en el aire, es absolutamente recomendable acudir a una tienda especializada para realizar la compra de un equipo especializado en agregar humedad al aire, de manera que los riesgos mencionados se reduzcan y se pueda tener una estancia mucho más cómoda en cualquier habitación de la casa.

   Para saber el nivel de humedad en el aire es necesario contar con un humidistato, artefacto que puede resultar difícil de conseguir, por lo que se pueden identificar algunas señales que indican de forma clara que el aire de la casa es muy seco: plantas y flores al interior de la casa marchitándose muy rápido (incluso siendo regadas), agrietamiento de pintura en paredes y muebles, agrietamiento de madera de muebles y pisos, el papel se enrolla sobre sí mismo (libros, hojas o cuadernos) y electricidad estática frecuente en muchos objetos e incluso en las personas (toques al entrar en contacto con objetos o personas).

   Es menester aclarar que el invierno y las temperaturas bajas no necesariamente implican bajos niveles de humedad en el aire, al igual que el calor y el verano no son sinónimo de altos niveles de humedad, por lo que es importante contar todo el año con un equipo adecuado para humidificar el aire y no padecer las consecuencias del aire seco en casa.

   En resumen, se podría decir que la gran razón de peso por la que todo hogar debe contar con un equipo humidificador es por cuestiones de salud, ya que el aire seco puede ser perjudicial para el estado físico de las personas y este dispositivo cumple con la función de evitar que el aire de la casa esté seco.

   Únicamente es necesario y recomendable seguir las indicaciones del fabricante del artículo, dar el mantenimiento adecuado al dispositivo, utilizarlo de manera correcta para obtener los mejores resultados y, por supuesto, adquirir un equipo de calidad, con las características ideales para el lugar y sus habitantes y con un proveedor de confianza, para lo cual no hay mejor alternativa que H2O TEK, la empresa líder en el sector del agua caliente y la humedad y que cuenta con los mejores humidificadores en el mercado.