Resequedad y humedecimiento en las guitarras

(La importancia de controlar la humedad en áreas de instrumentos musicales)

En ambientes cálidos y secos, el aire caliente es capaz de causar daño a las guitarras, esencialmente a las acústicas. Paulatinamente en las guitarras acústicas se pueden presentar un aplanamiento o hundimiento en el arco superior, lo que provoca ese ruido molesto en los trastes, asimismo un clima seco afecta a las juntas de pegamento, por lo cual los mismos se pueden aflojar o soltar. Diapasones, juntas plásticas y trastes sin duda se verán afectados por un clima seco; la clave para evitar eso radica en el correcto control de la humedad en un área de instrumentos musicales. Así como el uso del humidificador para prevención de daños en guitarras.

La madera al ser un material higroscópico, se adaptará a la humedad del entorno que lo rodee. Las guitarras acústicas en su mayoría están constituidas de madera seca, cuya humedad fluctúa entre el 40% y el 50%, lo cual es ideal para dicho material. Sin embargo ya terminadas las guitarras, éstas pueden ser susceptibles a los diversos cambios atmosféricos, y si se transportan a lugares muy secos o muy húmedos, con el paso del tiempo, la guitarra presentará deformaciones importantes, debido a esa flexibilidad para desprender o recibir la humedad.

Dependiendo del material con que esté hecha la guitarra es como va a resultar la afectación del material de la misma, es decir, si éste instrumento está fabricado a base de madera maciza, entonces los cambios de humedad serán muy dañinos, a diferencia de las laminadas que están encoladas entre sí, que serían menos susceptibles.

La ausencia o exceso de humedad no afecta tanto a las guitarras clásicas, aunque no son inmunes a dichos parámetros, por eso es recomendable el uso de dispositivos humidificantes, que posean su respectivo control de humedad. Es importante destacar que los instrumentos antiguos son extremadamente vulnerables a estas condiciones, es necesario cuidar estos objetos de valor.

Actualmente en el mercado existen elementos de humidificación especial para guitarras, pero antes que nada, lo mejor para mantener una humedad relativa ideal en un espacio cerrado, será el uso de humidificadores. También es conveniente controlar un ambiente mediante la utilización de graficadores o medición de temperaturas y humedad, así será más preciso.