¿Por qué la vaporización o humidificación de un ambiente es importante para la salud humana?

Dentro del mundo de la climatización artificial o aire acondicionado, se puede ramificar la humidificación o deshumidificación para un ambiente en concreto. Si bien algunos sistemas de aire acondicionado como el Mini Split proveen de la función de humidificar o desecar, puede que tales sistemas sean de un elevado costo, o en realidad no se requieran del todo, conllevando un gasto excesivo innecesario.

Lo que se quiere decir es que cada uno de nosotros necesitamos un confort distinto para los lugares donde vivimos o trabajamos, no es obligatorio que todos precisemos de un sistema en particular para propiciar un ambiente sano y cómodo; si el vecino posee un sistema robusto de aire acondicionado, no significará que nosotros debamos comprar un sistema como tal, es más, solo bastaría con tener un humidificador o incluso un purificador de aire. De hecho, el purificador de aire es un dispositivo que está de moda, y no es para menos, su funcionalidad, efectividad, así como eficiencia, los han llevado como un producto de gran demanda mundial.

Pero ahora, hablaremos de la importancia de la humidificación. Mantener un lugar debidamente humidificado o por lo menos en condiciones estables de saturación, nos garantizará una mejor respiración, dándole a nuestras mucosas la viscosidad que necesitan para la óptima función del sistema. Sin duda nuestro organismo se verá beneficiado.

También nuestra piel se verá beneficiada, ya que estará constantemente humectada; hay que recordar que muchas de las infecciones en la dermis vienen causadas por la excesiva sequedad en un ambiente, por ello es fundamental mantener los niveles de humedad en buenas condiciones.

Asimismo se debe entender que la humedad absoluta es la cantidad de saturación presente en el aire. Por otro lado, la humedad relativa es aquella saturación contenida en el aire comparada con la cantidad máxima requerida para la saturación del ambiente a una “x” temperatura. Mucho de nuestro confort viene de acuerdo a la humedad relativa que percibimos en un determinado recinto, ya que obedece mucho a la temperatura de nuestro propio cuerpo, es decir, precisaremos de una humedad relativa muy alta para que nuestros pulmones respiren adecuadamente, igualmente la piel requiere altos niveles.

Cuál es la diferencia entre el humidificador y el vaporizador

Cómo funciona un vaporizador

Un vaporizador trabaja con el objetivo de emitir vapor al ambiente, a través de electrodos, lo cual significa que funciona por medio de conductividad eléctrica; si por algún motivo tal dispositivo empieza a fallar, puede significar que el problema radica en la misma conductividad, en ese sentido, es preponderante activarla como se debe mediante la inclusión en pequeña cantidad de bicarbonato sódico, solo así el vapor se emitirá con más potencia y fluidez.

Hay que poner especial atención en los electrodos, porque son esenciales para el funcionamiento del vaporizador. A estos hay que limpiarlos cada cierto tiempo, por lo menos cada cinco días, ya que la acumulación de depósitos minerales es una realidad; muchas personas llegan a usar el ácido acético para mantenerlos limpios, lo mejor es que pregunte a especialistas en la materia. Una desventaja de estos sistemas es que no funcionarán bien con aguas duras, por lo que estas deben destilarse.

Cómo funciona un humidificador

Esta clase de nebulizadores usan el principio de la fuerza centrífuga, en la que las gotas de agua se reducirán para posteriormente ser expulsadas hacia a la atmósfera, y estos sistemas sí pueden funcionar con aguas duras e incluso destiladas.

Hay distintas variedades de humidificadores, por ejemplo, están aquellos que pueden hacer mediciones de la saturación ambiental por medio de sensores o similares, para que una vez llegada a la humedad requerida, tal dispositivo se desactive, generando así un ahorro de energía y el confort necesario. Asimismo algunos sistemas podrían facilitar la adición de soluciones isotónicas para aquellas personas que sufran de enfermedades crónicas respiratorias, como el asma, al menos algunos especialistas aconsejarían dichas modificaciones al aparato de humidificación.

Es esencial dar mantenimiento continuo al humidificador para que no se acumulen suciedades y microbios en su sistema. Por ello se recomienda limpiar muy bien sus partes con jabón, agua caliente e incluso lejía, para posteriormente secarlas muy bien. Hay que estar conscientes de la polución constante en exteriores; no podemos darnos el lujo de permitir una contaminación interna en nuestro hogar.

Más adelante seguiremos mencionando la evolución impresionante de estos dispositivos que facilitan nuestra vida, como los humidificantes ultrasónicos, entre otros.