Métodos para mantener un tabaco húmedo

(Uso del humidificador en el tabaco)

El tabaco es proviene de las hojas Nicotiana tabacum, proviene de producciones agrícolas, sin embargo se puede someter a procesos industriales donde son incluidos muchos componentes químicos perjudiciales para la salud. Un estudio hecho por la UNAM revela que los 11 millones de fumadores mexicanos, consumen un millón de cigarros cada hora. Sin embargo últimamente se ha venido manejando una cultura de cultivo natural de tabaco, para su posterior consumo, ya sea en el patio de la casa o en pequeñas parcelas en un campo.

Por eso hay que tener mucho cuidado en el manejo del tabaco, porque la humedad es un elemento que puede dañar el contenido del cigarro, además mucha gente prefiere enrollar su propio tabaco, ya que la adquisición por paquete sale más barato.

Métodos de humedecimiento

1.- Un método de humedecimiento es guardar el tabaco en un recipiente de plástico, posteriormente se le coloca un trozo de papel aluminio encima del recipiente, después sitúa una toalla de papel húmeda en la forma en que esté el contenedor, es importante que la toalla nunca toque el tabaco, para finalizar hay que poner la tapa del recipiente. Un humidificador puede mantener el tabaco hidratado, hay que colocarlo dentro del recipiente. Solo hay que inspeccionar y revisar el recipiente cada cierto tiempo, para que no se vaya a producir algún tipo de moho dentro del mismo.

2.- Otro método es colocar los cigarrillos sobre un plato o bandeja, y separarlos de manera organizada en grupos. Después se consigue una bolsa de sellado hermético, hay que meter los cigarrillos, pero antes se debe retirar el aire en el interior tanto como se pueda. Ya una vez selladas, coloca las bolsas adentro del refrigerador.

3.- Colocar el tabaco en recipientes junto a trozos de manzana o lechuga, podría ayudar a mantener un tabaco húmedo, incluso hay personas que humectan su tabaco poniendo una cucharada de whisky o algún otro licor seco, de esa manera no se impregnarán hongos que lo hagan desagradable a la hora de fumar.

Sin duda el mejor método de humidificación de tabaco es mediante el uso de algún pulverizador con ajustes de control, es importante que el compartimento que se vaya a usar esté debidamente sellado, solo así se asegurará una humectación óptima para el tabaco y el sabor no se perderá.