Humidificadores para bebé

Uno de los habitantes más importantes en muchas casas son los bebés, pues estos pequeños, tiernos y regordetes seres suelen llenar de alegría, diversión y felicidad cualquier hogar, pero al mismo tiempo son los habitantes más vulnerables de la familia por lo que sus cuidados son mayores y deben ser mucho más estrictos y uno de los elementos del ambiente que puede afectar bastante el estado de salud de un pequeño infante es la sequedad del aire para lo cual los humidificadores son la mejor alternativa.

Estos dispositivos son sumamente eficaces para agregar la humedad faltante y necesaria al ambiente dentro de un cuarto o espacio donde se encuentra un bebé y el hogar en general. Tan eficaces son estos equipos que muchos pediatras recomiendan su uso para evitar que el pequeño sufra cualquier padecimiento o como parte de su proceso de recuperación.

Pero, ¿cuál es el motivo exacto por el que se debe adquirir un equipo de este tipo?

A diferencia de los adultos, el sistema respiratorio de bebés y niños pequeños es muy sensible debido a que aún no alcanza su estado ideal de madurez, por lo tanto, factores ambientales con condiciones adversas e incluso hostiles pueden afectar de manera considerable las vías respiratorias, pulmones, garganta y nariz de los miembros más pequeños de la familia.

Entre los factores ambientales que más pueden afectar las vías respiratorias de un bebé se encuentran niveles muy altos o bajos de temperatura y humedad, por lo que mantener en un rango, nivelados y controlados estos dos factores es fundamental para poder garantizar un buen estado de salud para el infante e incluso para los miembros adultos de la familia.

El nivel de humedad óptimo en el aire para la salud general de cualquier persona en el interior de cualquier espacio debe ser de entre 40% y 60%, rango que puede ser difícil bajo ciertas condiciones climáticas y en determinadas épocas del año, lo que puede provocar problemas respiratorios y también molestias en piel y ojos, sobre todo de los habitantes más sensibles del hogar.

Contrario a lo que se pudiera creer, el invierno es una época seca en la que el porcentaje de humedad en el aire disminuye considerablemente y si a esto se agrega un sistema de calefacción, las condiciones pueden ser totalmente adversas para los habitantes de la casa, por lo que la necesidad de contar con humidificadores incrementa y convierte a estos equipos en una herramienta imprescindible prácticamente para cualquier hogar, sobre todo si se trata de un hogar donde la familia tiene un bebé o niño pequeño.

En temporada de calor, la situación no cambia mucho, sobre todo en áreas donde el calor es muy intenso, pues el uso de sistemas de aire acondicionado es sumamente común, y una de las funciones características de estos sistemas es que secan el aire, eliminan la humedad de este con el objetivo de disminuir la evaporación de dicha humedad y así evitar que incremente el nivel de temperatura en el ambiente del lugar o habitación, lo cual implica que el nivel de humedad en el aire puede estar muy por debajo del rango ideal, por lo que es necesario utilizar un equipo para compensar esta situación.

Cabe mencionar que muchos virus suelen proliferar en ambientes con aire seco, pues este tipo de entorno favorece su desarrollo, incrementa su tiempo de vida y ayuda a su alojamiento en un huésped, por lo que las personas que habitan lugares con un bajo nivel de humedad en el aire son más susceptibles a sufrir padecimientos principalmente respiratorios.

En el caso de los bebés, al tener muchos de sus órganos y sistemas en proceso de desarrollo, y por lo tanto inmaduros, la exposición a ambientes secos puede provocar padecimientos como irritación y picor en los ojos, resequedad, irritación e incluso erupciones en la piel, resequedad en oídos y fosas nasales, enfermedades respiratorias, dolor de cabeza, malestar general e incluso agravar problemas de salud que se presentan por otras causas. Si a la sequedad del aire se agrega un clima frío, la probabilidad de infecciones o aparición de alguno de estos padecimientos incrementa aun más.

Es menester reiterar que cualquier persona adulta también es susceptible de sufrir estas consecuencias al estar en un ambiente de frío y sequedad, pero al tener órganos maduros, además de un sistema inmunológico resistente, la probabilidad de experimentar algún problema de este tipo es menor, a menos que se trate de una persona con un padecimiento existente, como asma, en cuyo caso, se vuelve casi tan sensible como un bebé o adulto mayor.

Justo por lo anterior, los humidificadores son dispositivos que ofrecen beneficios para toda la familia, pues ayudan a evitar cualquiera de los padecimientos mencionados o sirven como un elemento bastante efectivo para ayudar en el tratamiento y proceso de recuperación de bebés, niños y adultos.

Por supuesto, como sucede con muchos otros equipos, hay diferentes tipos de dispositivos especializados en agregar humedad al ambiente, lo que puede dificultar el proceso de compra, sin embargo, un poco de conocimiento al respecto puede bastar para realizar la elección adecuada para un hogar con características específicas.

Básicamente hay dos tipos de humidificador: el ultrasónico o de vapor frío y el evaporativo o de vapor caliente. El primer tipo produce vapor a temperatura ambiente con el objetivo de mantener la temperatura al mismo nivel y solo incrementar el nivel de humedad; mientras, el segundo tipo hierve el agua en su interior por medio de una resistencia eléctrica y expulsa el vapor al exterior, lo que incrementa el nivel de humedad, pero también el de temperatura.

Ambos equipos ofrecen ventajas, pueden incluso utilizarse en diferentes épocas del año, sin embargo, hay zonas geográficas, donde el clima no varía demasiado, por lo que solo uno de los dos tipos puede resultar útil para las casas que se encuentran en dichas áreas. De igual forma, es necesario considerar la opinión del médico pediatra, pues muchas veces sugiere un tipo específico por razones determinadas y las características del bebé, la casa o su padecimiento.

En casos especiales es posible que se requiera conocer detalles mucho más técnicos y específicos debido a las condiciones del lugar o las necesidades de los habitantes. Algunos de estos detalles pueden ser el tamaño del equipo, su potencia, el tipo de energía que utiliza para su funcionamiento, el mantenimiento requerido, la cantidad de ruido que hace, los elementos adicionales requeridos, etcétera.

Cualquiera que sea el caso, es importante seguir los consejos médicos y contar con la asesoría adecuada por parte de un especialista en el área, además de acudir con un proveedor de calidad comprobada, razón por la que se puede concluir diciendo que la mejor forma de adquirir humidificadores cumplan de manera cabal con su función y resulte en una verdadera herramienta para ofrecer comodidad a la familia y proteger su salud, la mejor alternativa es H2O TEK, la empresa líder en el mercado del control de humedad.

movie Life streaming