HUMIDIFICADORES: CONTROL DE HUMEDAD EN PRODUCCIÓN DE PAPEL E IMPRENTAS

Como sabemos, el papel es uno de los materiales más susceptibles a las variaciones de la humedad y tanto el exceso de humedad como un ambiente muy seco pueden dañarlo, ya sea debilitándolo o secándolo de manera que sufra deformaciones y roturas. Es por esta razón que tanto en la producción del papel como en la imprenta es necesario hacer uso de aparatos que nos ayuden a controlar el nivel de humedad relativa en el ambiente, de manera que podamos asegurar que el material se conserve en buen estado y podamos manipularlo fácilmente para obtener los resultados deseados.

Recordemos que la humedad relativa es la cantidad de vapor de agua contenida en el aire en comparación con la cantidad de agua que el aire es capaz de mantener a una temperatura en específico. La humedad relativa se expresa como un porcentaje y para medirla se hace uso de un aparato llamado higrómetro. El nivel de humedad contenido en el aire depende de la temperatura del ambiente y puede ser regulado a través del uso de ciertos equipos especiales para aumentar la cantidad de vapor de aire en el ambiente o eliminarlo. Los humidificadores y los deshumidificadores son los aparatos encargados de  elevar la humedad del ambiente y de disminuirla respectivamente. Son muy utilizados en diferentes tipos de industrias para la creación de entornos apropiados para la producción, procesamiento y almacenamiento de diferentes productos.

Enfocándonos a la producción y procesamiento del papel, el control de humedad cobra mucha importancia una vez que el papel ha pasado por el proceso de secado. Si el papel está expuesto a un ambiente en el que la humedad no está controlada, puede encogerse, curvarse y perder estabilidad por lo que el proceso para enrollarlo pude resultar bastante complicado sino es que imposible. Por esta razón se recomienda que la humedad no se encuentre por debajo del 50%, siendo el 55% el porcentaje de humedad relativa ideal para mantenerlo en perfectas condiciones, es decir, con un buen grado de flexibilidad y estabilidad que facilitarán la tarea del embalaje para su distribución.

Una vez que el papel haya pasado por la máquina embobinadora y se encuentre enrollado, también es muy importante que se tenga control sobre el nivel de humedad pues, si éste llegase a ser muy bajo, al momento de corte en hojas se notarán deformaciones en el papel. Por otro lado, cuando la humedad relativa está por debajo del 45% es probable que se genere electricidad estática que puede llegar a ocasionar accidentes por choques eléctricos en las personas que se encarguen de su embalaje.

En el caso de la imprenta, el control de la humedad en las áreas donde se encuentran las prensas de impresión y los depósitos de papel, contribuirán a que el material se mantenga en un estado óptimo para su manipulación e impresión. Es altamente recomendable que se instalen humidificadores en las áreas de trabajo para evitar que el ambiente esté muy seco, lo que puede generar que los bordes del papel se deformen, ondulándose. Esto no sólo ocasiona problemas en el acabado de las impresiones, sino también en el funcionamiento de las máquinas, pues si los bordes del papel están rizados se atoran en las bobinas, lo que ocasiona que el papel se rompa y se incremente el tiempo muerto de la máquina en operación.

Cuando se presentan variaciones en la humedad, el tamaño del papel se puede modificar, así que en las impresiones que requieren procesos de dos o más colores se presentarán errores de alineación debido a la deformación del papel. Otro problema asociado con los bajos niveles de humedad en una imprenta es también la acumulación de electricidad estática, esto se presenta cuando el nivel de humedad desciende por debajo del 40% y ocasiona que el papel se adhiera, que no se apile correctamente y por consiguiente, que la alimentación de las máquinas de impresión se vea entorpecida.

Por todo lo anterior se recomienda que en la industria del procesamiento de papel e imprenta se utilicen humidificadores que ayuden a mantener los niveles de humedad relativa en el rango ideal para la conservación del material en buen estado y hacer más sencillas todas las tareas de manipulación y embalaje. En este punto es importante recordar que otro elemento que ayuda a nivelar la humedad en un espacio es la ventilación, así que se sugiere contar con fuentes de ventilación natural o forzada que hagan circular el aire y lo renueven constantemente.

Otro aspecto en el que el control de humedad en papel cobra gran relevancia es en su almacenamiento una vez que se han producido los documentos o libros con la materia prima. El papel es un material sumamente vulnerable y si no se cuenta con las condiciones ideales podría estropearse con facilidad, secarse, romperse, desarrollar hongos que poco a poco lo destruyan, o bien, la tinta con que fue impreso el documento o el libro podría borrarse y el color de las hojas alterarse simplemente por la falta o exceso de humedad en el ambiente. Por todo lo anterior te recomendamos que si en el trabajo o en tu hogar tienes libros o almacenas documentos, instales equipos especiales para regular el nivel de humedad, éstos son relativamente fáciles de usar y puedes configurarlos según las necesidades particulares de cada espacio en el que se encuentren.

En H2OTEK contamos con los mejores humidificadores y deshumidificadores. Visita nuestro catálogo virtual para conocer nuestra línea de productos y ponte en contacto con nosotros para recibir más información, con gusto aclararemos todas tus dudas.