Control de humedad y temperatura en edificios para evitar condensaciones de contaminantes dañinos para la salud

Control sanitario por medio de humidificadores, deshumidificadores y purificadores de aire en tiempos de pandemia

A lo largo de su historia, la humanidad ha tenido que lidiar con contingencias y crisis pandémicas que ponen en riesgo la salud de todos, donde los más vulnerables en cuestiones fisiológicas y por un sistema inmune diferente, tienen que sufrir aún más.

Aire puro en lugar de trabajo

Aire puro en lugar de trabajo

A cada generación le toca el turno de saber cómo contrarrestar o por lo menos, tomar medidas pertinentes para que estas pandemias no nos afecten todavía más, en la que la conciencia sanitaria y de comportamiento, dirá mucho de nuestro futuro como especie. Si tenemos la posibilidad de tomar las precauciones, como un hogar y lugar de trabajo más limpio, con una percepción de aire puro más notable, un uso adecuado y eficiente de nuestros aparatos como aire acondicionado, y los mismos humidificadores y deshumidificadores, para un control de humedad y temperatura más precisos, que incentivan un lugar más salubre, entonces tal vez, tengamos oportunidad para salir adelante.

Investigaciones experimentales en hospitales y clínicas de salud, se ha podido comprobar por los expertos, de acuerdo a la percepción del personal que labora en dichos lugares, que al mantener una humidificación del aire de entre un 40 y un 45%, se quitaban los malos olores, así como una remoción de aire seco desagradable para su piel y mucosas. Esto en términos de un <síndrome de edificio enfermo>, resulta bastante positivo, porque la sintomatología disminuye para beneficio del personal de trabajo y demás personas conviviendo en un mismo espacio. Esto da como idea, que la inclusión de sistemas humidificadores tiene que estar presente en todas las áreas, al menos en la mayoría o más importantes, si es que el sistema de climatización no cuenta con la

Aire puro en salas de hospitales

Aire puro en salas de hospitales

humidificación necesaria.

Esto nos lleva a otro tema: el aire acondicionado. En los mismos estudios respecto al síndrome de edificio enfermo, los empleados de nosocomios y similares, parecen estar de acuerdo en la misma percepción insalubre, o de molestia cuando se tiene en funcionamiento un sistema de climatización. Ellos reportan frecuentemente que tienen molestias respiratorias relacionado a las mucosas, también han reportado afecciones de la piel e incluso, síntomas del sistema nervioso. Si bien la etiología del síndrome de edificio enfermo continúa debatiéndose, los expertos pueden asegurar que estos reportes y las investigaciones que se han hecho por especialistas, daría como resultado tales sintomatologías, y cumplirían perfectamente con la terminología impuesta por la misma Organización Mundial de la Salud en los 80’s. En ese sentido, un control de humedad y temperatura resulta esencial.

Ahora bien, habría que hacernos una válida pregunta: ¿qué tan actualizados o cuidados están los sistemas de climatización en edificios de salud? Está comprobado que un aire acondicionado al que no se le cambian los filtros, daña el sistema respiratorio de las personas que aspiran su aire.

Control de humedad en pandemias

Control de humedad en pandemias

Por otro lado, hay especialistas que aseguran, la humedad relativa en un determinado edificio, debe permear entre un 30 o 20% de mínimo, y un 50 o 60% máximo. Niveles inferiores a los marcados, generará mucha molestia y sintomatología negativa en cualquiera, como las antes mencionadas. Sin embargo, niveles de saturación por arriba de lo recomendado, dará pie a que aparezcan contaminantes biológicos, como moho y desechos de ácaros.

En el uso del humidificador, hay que tener cuidado de no saturar el ambiente, usarlo solo cuando se perciba una sequedad importante, mediante un higrómetro. Lo mismo pasa con el deshumidificador; no se trata de ponerlo siempre en funcionamiento, porque imaginemos que esto, aunado al aire acondicionado, pues solo generará molestias al personal y demás gente de un lugar.

En tiempos de pandemia, es vital adoptar las medidas necesarias, desde una básica higiene personal y espacial, así como tener un clima equilibrado, con un control de humedad y temperatura adecuadas.