Conozcan el funcionamiento de los nebulizadores ultrasónicos

Los nebulizadores son equipos diseñados especialmente para la aplicación de una técnica médica llamada aerosolterapia para el tratamiento de padecimientos del aparato respiratorio. Existen dos tipos: los mecánicos y los ultrasónicos. Para que nuestros visitantes cuenten con información que les permita decidir cuál es la mejor opción para cubrir sus necesidades, a continuación, presentaremos las características y funcionamiento del nebulizador ultrasónico.

Para comenzar es importante mencionar que tanto un nebulizador mecánico como el ultrasónico se encargan de transformar el medicamento que se suministra como líquido en un rocío que al suspenderse en el aire puede ser fácilmente inhalado por el paciente ya sea por una boquilla o mascarilla, o bien, directamente del ambiente. Sin embargo, un nebulizador mecánico se diferencia de uno ultrasónico en el medio que emplean para poder convertir el medicamento en rocío.

Un nebulizador ultrasónico basa su funcionamiento en un circuito oscilador de potencia que se encarga de transmitir energía a un dispositivo de cristal cerámico. Este cristal cerámico se encarga de fijar la frecuencia con que oscila el sistema y de ello depende el tamaño de las partículas de líquido con medicamento. Otra función de este cristal es la de transmitir la energía necesaria al líquido para impulsarlo a la capa superior del aparato y generar el fenómeno de cavitación, es decir, de producir la niebla que el paciente va a aspirar.

En términos generales, la cavitación es un proceso físico muy similar al de la ebullición pues en ambos ocurre un cambio de fase de líquido a vapor, pero se diferencian por la manera en que se da este cambio de fase. Mientras que en la ebullición la presión del líquido se eleva por encima de la presión del ambiente para que pase a fase gaseosa, en la cavitación la presión del entorno disminuye lo que ocasiona que el líquido experimente una descompresión de moléculas y pase a ser un vapor.

El oscilador de potencia del nebulizador trabaja según la frecuencia que determina el cristal cerámico y esta frecuencia varía según el tipo de resonador que utilice el nebulizador. Como ya mencionamos, de estos factores depende el tamaño de la partícula que por lo regular es de 4 a 5 µm manejando una frecuencia que va de 1 MHz. a 3 MHz. Ahora bien, un nebulizador ultrasónico además de contar con un oscilador de potencia y un cristal cerámico puede estar equipado con una cámara de agua, aunque no todos los nebulizadores cuentan con tal cámara. Esta cámara de agua es una membrana móvil en la que se coloca el líquido que será nebulizado y en los equipos que no cuentan con la cámara de agua la solución medicinal se coloca directamente sobre el cristal oscilador.

Como sabemos, el uso de un nebulizador está indicado con fines médicos para administrar por vía inhalatoria medicamentos a personas que tienen enfermedades respiratorias como EPOC o asma, ya sea como parte de un tratamiento o como métodos preventivos o de rescate en el caso de crisis respiratorias. En ocasiones su uso puede también complementarse con humidificadores que mantengan el ambiente con un nivel de humedad relativa adecuada. Por esta razón es importante que siempre se sigan las indicaciones del médico en cuanto a dosis, frecuencia y tiempo de uso del nebulizador pues sólo de esta manera el paciente logrará sentir alivio y contribuir a mejorar su estado de salud general. Además de seguir estas indicaciones médicas, darle un mantenimiento adecuado al equipo según las recomendaciones del fabricante es fundamental para que el nebulizador funcione correctamente.

Para comenzar a utilizar un nebulizador ultrasónico en H2O TEK les recomendamos que lean previamente el instructivo proporcionado por el fabricante, incluso cuando anteriormente los hayan utilizado, ya que de un modelo a otro pueden presentarse variaciones y no está de más conocerlas. Posteriormente se debe colocar el aparato en una superficie plana, pues instalarlo en un área sin irregularidades permitirá su adecuado funcionamiento y con esto se puede agregar agua al tanque del aparato, teniendo precaución en no exceder el nivel máximo indicado.

Cabe mencionar que por ningún motivo se debe sumergir el equipo en agua ni llenarse directamente del grifo, para un buen cuidado se deberá utilizar un recipiente y verter el agua lentamente y con cuidado. Una vez con agua en el contenedor se puede colocar la medicina en la copa de medicación retirándola y con la precaución de volver a colocarla correctamente y cerrando perfectamente la cubierta superior, esto puede variar según las características del equipo. Finalmente se puede conectar la manguera y boquilla del respiradero y ajustar el volumen del vapor con el regulador del flujo.

Por lo regular un nebulizador se apaga cuando la cantidad de agua en el depósito llega por debajo de la marca del nivel mínimo, pero en aquellos modelos que no disponen con cámara de agua, el usuario debe mantenerse siempre al pendiente del nivel alcanzado y no esperar que todo el medicamento se haya nebulizado sin exceder el tiempo de uso, así se evitará que el equipo sufra deformaciones.

Las deformaciones pueden presentarse con el aumento de temperatura en el equipo como resultado del trabajo que realiza, por tanto, la sugerencia es usar los equipos en lapsos de cinco minutos y dejarlo reposar hasta que se enfríe. Cabe resaltar que el sitio donde se coloca el medicamento no debe quedar nunca vacío, de esta manera el cristal no estará funcionando en seco. El aparato se debe apagar y desconectar cuando haya terminado de usarse. En futuras publicaciones en este blog encontrarán más información acerca del funcionamiento de este y otros equipos empleados para establecer las condiciones seguras para la salud en lugares cerrados, como deshumidificadores, calefactores y unidades de aire acondicionado.

Si ustedes buscan nebulizadores, en el catálogo de H2O TEK encontrarán una extensa variedad de equipos de la más alta calidad. En caso de requerir asesoría especializada en la elección de la opción que se adapte mejor a sus necesidades no duden en contactarnos, contamos con oficinas en las principales ciudades de la República Mexicana, así como Estados Unidos de América, Centro y Sudamérica. Escríbannos al correo electrónico info@h2otek.com.