Cómo utilizar y limpiar un nebulizador correctamente

En muchas enfermedades respiratorias, tanto crónicas como pasajeras, los nebulizadores pueden llegar a ser excelentes auxiliares y como complemento de los tratamientos, es precisamente por eso que muchas personas toman la decisión de adquirirlos para poder hacer uso de ellos cuando lo necesiten, o cuando lo indique su médico.

Antes de empezar de lleno con el tema, queremos recordarles que en H2OTEK podrán encontrar un amplio catálogo de productos para el hogar y la oficina, como por ejemplo, un ventilador para ambientar los espacios interiores.

Aunque un nebulizador puede ser empleado en cualquier persona, por lo regular son los niños los que más llegan a necesitar de ellos, ya que mediante estos aparatos se les puede administrar diferentes tipos de medicamentos, o solo agua con el objetivo de limpiar y despejar las vías respiratorias. Uno de los padecimientos en los que más se utiliza es el asma, ya que ayuda a que los niños puedan respirar y dormir mejor.

Un nebulizador es un aparato pequeño que cuenta con un compartimento para depositar el medicamento o agua que va a administrarse, el cual sale en forma de vapor gracias al compresor de aire con el que cuenta. El que sea pequeño hace que su transportación sea sencilla, el uso de este pequeño equipo en realidad es fácil, sin embargo si no se realiza de manera adecuada el medicamento podría no administrarse correctamente a la persona que lo necesita, por lo que es importante tomarse el tiempo necesario para leer y entender las indicaciones acerca de su manejo.

Ahora les explicaremos cómo debe ser el uso del equipo para que puedan contar con esta información en caso de que llegarán a necesitarla:

  • Antes de empezar el procedimiento es importante tener las manos perfectamente limpias y que el nebulizador también lo esté; el equipo debe lavarse siempre después de cada uso, asegurándose de no dejar restos de medicamento.
  • Una vez que el nebulizador se encuentra conectado, lo que hay que hacer es colocar la cantidad de medicamento que haya sido recetada por el médico.
  • Después del primer paso se debe colocar la mascarilla en la cara del niño o de la persona a la que se le vaya a suministrar el medicamento. Algunos nebulizadores vienen con dos mascarillas de diferente tamaño, una para niño y otra para adulto, es importante hacer uso de la correcta para asegurarse de que la persona respire todo el medicamento que se le recetó, y que este no salga de la mascarilla por los bordes por quedar demasiado grande.
  • Ya que la persona tiene bien colocada la mascarilla, se debe encender el mecanismo para que se empiece a generar el vapor que se va a respirar, asegúrense de que el vapor está saliendo correctamente.
  • La persona a la que se le administra el medicamento debe respirar de manera normal y sin desesperarse hasta que la dosis se haya terminado. De vez en cuando es aconsejable hacer respiraciones más profundas para que el medicamento entre bien en las vías respiratorias y realice su efecto.

Siguiendo estos pasos podrán asegurarse de que están haciendo un uso correcto de su nebulizador, pero sobre todo de que recibirán la dosis recomendada del medicamento que su médico les recetó para aliviar y controlar su padecimiento o enfermedad, que finalmente es el objetivo de este aparto.

Hablemos ahora sobre su cuidado y limpieza

Aunque estos equipos se caracterizan por ser sumamente resistentes, es importante brindarles los consejos de limpieza y cuidados correspondientes

  • Después de cada uso el nebulizador debe limpiarse perfectamente, de modo que no queden restos del medicamento que se suministró.
  • Asimismo el secado es muy importante, de preferencia es mejor que seque solo, pero en caso de que tengan que volver a utilizarlo se debe limpiar con un paño suave, limpio y seco.
  • Si el equipo se utiliza con frecuencia se debe realizar un lavado más profundo cada tres días o una vez por semana, de igual manera, si dejan de utilizarlo un tiempo considerable, asegúrense de limpiarlo muy bien cuando lo ocupen, las mascarillas también deben lavarse a fondo después de cada uso para evitar contagios, aun cuando el padecimiento de la persona no lo sea. La limpieza en estos equipos, al igual que con los humidificadores, es muy importante para que su uso siga siendo saludable.
  • La lectura del manual acerca del uso y la limpieza del nebulizador no debe pasarse por alto.

Seguridad y cuidados

  • Se trata de un aparato muy seguro y que se utiliza con frecuencia, sin embargo debe ser utilizado únicamente por adultos y no debe dejarse en ningún momento cerca del alcance de los niños, para evitar que se presente cualquier tipo de accidente.
  • Cuando se esté administrando el medicamento por medio del nebulizador a un menor no se le debe dejar solo en ningún momento, ni en compañía de otros menores, siempre deberá haber un adulto al pendiente del procedimiento.
  • Si llegan a tener otras dudas sobre el manejo adecuado de este tipo de equipo y la administración de los medicamentos, deben hacérselas saber al médico tratante para que pueda ayudarles.

Como podemos ver, los nebulizadores son aparatos que ofrecen grandes beneficios en el tratamiento de enfermedades respiratorias como el asma y las infecciones en la garganta, por lo que contar con uno no está de más, sobre todo si se tienen niños pequeños en casa o personas que cursan con enfermedades crónicas respiratorias, ya que puede serles de gran ayuda. Recuerden que los medicamentos que se suministran por medio de un nebulizador siempre deben ser indicados por un médico o especialista.

Si ustedes desean adquirir un nebulizador de la mejor calidad, se encuentran en el sitio correcto, porque en H2OTEK es uno de los productos que manejamos. Para todos los detalles sobre nuestros modelos, precios y cómo comprar con nosotros, los invitamos a que se pongan en contacto a la brevedad posible por medio de cualquiera de las líneas telefónicas que tenemos disponibles y en donde siempre habrá alguien dispuesto a atender su llamada y a asesorarles con respecto a cada uno de los productos que tenemos disponibles y que con gusto ponemos a su alcance.