Características de los nebulizadores ultrasónicos

En publicaciones anteriores en el blog de H2OTEK hemos presentado las características generales de diferentes tipos de nebulizadores y de las aplicaciones que reciben para el tratamiento de diferentes padecimientos que afectan el sistema respiratorio a través de una técnica médica conocida como aerosolterapia. En esta ocasión nos enfocaremos a hablar del funcionamiento de un nebulizador de tipo ultrasónico y de recomendaciones para utilizarlo correctamente.

Para comenzar, conviene que nos detengamos a hablar un poco acerca de esta técnica médica para la que se emplean los nebulizadores, que como ya mencionamos recibe el nombre de aerosolterapia. A grandes rasgos, se trata de una técnica desarrollada especialmente para la administración de medicamentos a través de la vía inhalatoria, ya sea con ayuda de una boquilla o mascarilla o bien, directamente del aire del ambiente para personas que presentan padecimientos que afectan su sistema respiratorio.

Existen dos tipos de equipos de nebulización para medicamentos, los mecánicos y los ultrasónicos, y aunque las especificaciones de su modo de operación varían tienen en común que transforman el medicamento en presentación líquida en un rocío que se suspende en el aire para facilitar su inhalación por los pacientes. El precio de los equipos de nebulización varía en el mercado según su modo de funcionamiento y aunque ambos resultan funcionales muchas personas prefieren los de tipo ultrasónico porque administran el medicamento de manera constante, siendo esta una necesidad para el tratamiento de padecimientos específicos de los que hablaremos más adelante.

Los nebulizadores ultrasónicos funcionan a partir de un circuito oscilador de potencia, el cual transmite energía a un dispositivo fabricado con cristal cerámico. Este dispositivo fija la frecuencia con la que oscila el equipo y se configura a partir de las características de las partículas de líquido con medicamento y al mismo tiempo transmite la energía que se necesita para impulsar el medicamento en su presentación líquida hasta la parte superior del nebulizador, ello para que se produzca la niebla suspendida en el aire o rocío que el usuario va a inhalar.

La cavitación es el proceso base para el funcionamiento de este tipo de aparatos y consiste en un fenómeno físico que se asemeja a la ebullición, ya que se presenta un cambio de fase de líquido a gaseoso, aunque la manera en la que se da este cambio es diferente. Por un lado, en la ebullición el líquido se convierte en gas porque su presión es elevada por encima de la presión del ambiente, mientras en la cavitación la presión del entorno donde se encuentra el líquido disminuye, provocando una descompresión de las moléculas líquidas que como resultado pasan a fase gaseosa.

La frecuencia con la que trabaja el oscilador de potencia de un nebulizador ultrasónico varía según el tipo de resonador que tenga integrado el equipo. En general, las características específicas de los elementos que componen el nebulizador y las configuraciones en las que operen dependen del tamaño de las partículas con las que se va a trabajar. Por lo regular el tamaño va de 4 a 5 uM, para lo que se tiene que emplear una frecuencia de entre 1Mhz. y 3Mhz.

Además del oscilador de potencia y del cristal cerámico, algunos modelos de nebulizadores ultrasónicos cuentan con una cámara de agua la que no es más que una membrana móvil sobre la que se pone el líquido a nebulizar, en estos casos la solución médica que se desea rociar en el aire. En caso de que el equipo no cuente con tal cámara de agua, la solución se tiene que colocar directamente sobre el cristal cerámico.

El uso de este tipo de equipos está indicado con fines médicos para la administración de medicamentos empleados en el tratamiento de padecimientos respiratorios, como asma o EPOC, ya sea como método preventivo o de rescate en casos de crisis respiratorias. Por ello resulta fundamental utilizar correctamente los equipos de nebulización, y para lograrlo se recomienda seguir las indicaciones del médico en cuanto a dosis, frecuencia y tiempo de uso de los equipos, así como las instrucciones de operación del fabricante del equipo.

En H2OTEK les recomendamos que antes de poner en funcionamiento cualquier nebulizador, lean las instrucciones del fabricante, a pesar de que cuenten con experiencia en el uso de un nebulizador, pues cada modelo tiene especificaciones de configuración distintas. Una vez leídas las instrucciones el equipo debe colocarse sobre una superficie plana sin irregularidades para agregar agua al tanque del aparato cuidando no superar el nivel máximo indicado. Posteriormente se agrega el medicamento en la copa de medicación retirando la copa y regresándola a su lugar con atención en cerrar la cubierta del equipo correctamente, en caso de que el equipo no cuente con una abertura especial para introducir el medicamento sin necesidad de levantar la cubierta superior del nebulizador. Ya con el medicamento en el equipo se conecta la manguera y boquilla al respiradero y se ajusta el volumen en el regulador del flujo.

La mayoría de los equipos nebulizadores se apagan automáticamente cuando el agua se encuentra por debajo del nivel indicado en el depósito pero cuando se trata de equipos que no cuentan con cámara de agua, es necesario poner especial atención para no exceder el tiempo de uso del equipo. La sugerencia general es no esperar que todo el medicamento colocado en el nebulizador se administre, ya que esto puede ocasionar que el cristal se deforme por la temperatura que alcanza el equipo en operación. Para evitar este problema, recomendamos usar el equipo por periodos de cinco minutos y detener su funcionamiento para que se enfríe. Al finalizar su uso se debe apagar y desconectar el equipo, y por último conviene mencionar que el cristal no debe funcionar en seco, por lo que se debe prestar atención en que el sitio donde esté el medicamento no quede vacío durante su uso.

Si están buscando un nebulizador de la más alta calidad los invitamos a visitar el catálogo de productos de H2OTEK y en caso de que requieran asesoría especializada en la elección del equipo que se adapte mejor a sus necesidades no duden en ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.