Aplicaciones de los humidificadores en la industria alimenticia

Los humidificadores son equipos diseñados para mejorar el ambiente mediante el aumento de los niveles de humedad relativa. Esto les permite ser utilizados en una gran variedad de aplicaciones, desde los hogares, comercios, hasta procesos industriales. Uno de los ramos industriales que más se benefician de estos equipos es el sector alimenticio.

Durante la producción de alimentos se suelen utilizar para diferentes procesos, como el uso en la conservación de carnes, el almacenamiento en frío, la cultivación de setas, incubación de huevos, la producción de té y el almacenamiento de cultivos. A continuación les comentaremos algunos de los beneficios que tienen en estas aplicaciones.

Conservación y producción de carnes

En los mataderos, después del sacrificio de los animales, la carne debe ser enfriada a determinada temperatura de almacenamiento. Debido a esto perderá cierta cantidad de humedad que puede ser de hasta un tres por ciento de su peso total, de acuerdo con el proceso de enfriamiento. La mayor cantidad de pérdida sucede en las primeras etapas.

Con el uso de humidificadores se puede aumentar la humedad relativa entre un 90 y 95%, lo que inhibe la pérdida de humedad de la carne que baja hasta en uno por ciento. Eso tiene un impacto inmediato en la rentabilidad de la industria, lo que mejora los ingresos y la calidad de los productos. Además, permite que la temperatura de la carne baje más rápido y se requiera menor energía.

Entre los principales beneficios que tienen los humidificadores en esta industria están:

  • Transferencia térmica mejorada y ciclos de enfriamiento más cortos.
  • Reducción de los costos de energía de refrigeración.
  • Reducción del crecimiento microbiano por un enfriamiento más rápido.
  • Diseño de producto extremadamente higiénico.

Almacenamiento en frío

Cuando el aire ingresa a un almacén frigorífico, su contenido de humedad desciende a medida que su temperatura está por debajo del punto de rocío y el agua se condensa en las superficies frías. A medida que el aire circula alrededor de la tienda de frío, se calienta, lo que reduce la humedad relativa. El aire más caliente extrae la humedad de cualquier superficie que pueda, incluido el producto mismo, que lleva a la pérdida de peso del producto, hasta un 20%, y las células se vuelven menos turgentes, lo que afecta la apariencia, la calidad y la vida útil del producto, todo lo cual reduce el valor del stock.

La humedad relativa puede aumentarse con un humidificador para colocarla en condiciones óptimas. Esta puede variar según el tipo específico de fruta, verdura, flores u otro producto alimenticio que se almacena, pero, por lo general, se necesita una humedad de alrededor del 95% a una temperatura justo por encima de la congelación, pero incluso los productos almacenados en condiciones más cálidas se benefician de un nivel de humedad en torno al 75%.

Los beneficios de la humidificación en alimentos y productos frigoríficos incluyen:

  • Elevar la humedad relativa inhibe la pérdida de humedad.
  • El nivel de humedad correcto asegura que se mantenga la calidad del producto.
  • Mejora la rentabilidad a través del peso del producto mantenido.
  • Un almacenamiento más prolongado y una mayor vida útil reducen los residuos.
  • El control de humedad cerrado significa la humedad correcta para el producto correcto.

Cultivo de setas

Los hongos aman los ambientes oscuros y húmedos. Para cultivarlos, se utilizan humidificadores para mantener una humedad óptima del aire de 95% de humedad relativa. Es importante que el sistema de humidificación sea capaz de entregar un control de la humedad libre de goteo, ya que las gotas que precipitan de la atmósfera sobre los hongos causarán manchas marrones y las harán menos atractivas para los clientes.

Producción de té

Un clima húmedo favorece el crecimiento del té en la plantación y el nivel adecuado de humedad relativa es esencial para convertir las hojas recogidas en té de calidad durante el procesamiento. Durante la oxidación, el control cuidadoso de la temperatura y la humedad es particularmente importante. Este proceso proporciona las condiciones correctas para que los polifenoles de las hojas marchitas se desarrollen y creen los sabores y colores característicos de los tés.

Si las hojas se secan, la oxidación disminuye a medida que se requiere agua para el proceso. Se requiere una humedad relativa ambiental de 95 a 98% para mantener la fermentación, e incluso una pequeña caída en el nivel de humedad afectará el proceso.

Almacenamiento de cultivos

Para que el cultivo llegue al cliente, debe mantenerse fresco y, para ello, se enfría muy rápidamente entre dos y cuatro grados centígrados. El grado de enfriamiento requerido para llevar el cultivo a la temperatura de almacenamiento dañará el cultivo.

Para contrarrestar esto, se agrega humedad durante el periodo de enfriamiento. Sin embargo, no es posible humidificar durante todo el período de enfriamiento, ya que el requisito del deber sería tan alto que no es comercialmente viable. Por lo tanto, la humidificación está programada para funcionar cuando el enfriamiento está apagado, para producir una niebla de modo que el cultivo pueda reabsorber la humedad del aire y también para proporcionar humedad residual para evitar la pérdida de humedad del cultivo durante el próximo ciclo de enfriamiento.

Como pueden ver, existen muchas más aplicaciones de los humidificadores en las industrias de producción de alimentos, donde la calidad de los productos es lo más importante, ya que, de lo contrario, se puede ver afectada la salud de los consumidores y el periodo de vida de los alimentos.

Para aprovechar los múltiples beneficios adquieran los mejores en H2O TEK, somos fabricantes comercializadores de una gran variedad de productos de control de humedad, climatización y otros equipos para las industrias, comercios y residencias. Para más información, comuníquense con nosotros vía telefónica a cualquiera de nuestras sucursales.